Archivo de la etiqueta: valencia

¡Qué empiece el espectáculo!

20151202-065711
Canon EOS 5D MkII, EF 17-40mm f/4L @ 22mm, f/16, 2,5 s, ISO 100

Llega el final del otoño y para alegría de los que disfrutamos de la fotografía de paisaje y naturaleza, los campos de arroz del Parque Natural de L’Albufera en  Valencia vuelven a estar inundados; . ¡Qué empiece el espectáculo!

Dibujado por el viento

20150116-171356
Canon EOS 5D MkII, EF 17-40mm f/4L @31 mm, f/16, 4 seg., ISO 100

Tarde de vientos racheados. Lo único que me llamó la atención de la localización fueron los dibujos que formaba la arena empujada por las rachas de viento. Pronto me dí cuenta de que componer aquí no resultaría sencillo; el viento, la línea de costa caída hacia la izquierda y los edificio a la derecha, a pie de playa (bienvenidos al mediterraneo), me daban poco margen de movimiento.

Los tocones de piedra permitían algo de juego en el primer plano y utlicé la montaña (El Montgó) que se ve al fondo a la derecha, sobre la línea de horizonte, como punto de fuga visual. Afortunadamente, las nubes que se movian de oeste a este empujadas por el viento, entraron en el encuadre y ayudaron a equilibrar la composición… y es que el que no se consuela… 🙂

Puesta de sol

Puesta de Sol
Canon EOS 5D, Mk2, EF 100-400L @400 mm, f/11, 1/25 s, ISO 100

Ya han empezado a secar los campos. En pocos días la albufera se convertirá en un barrizal; llega la temporada del “Fangueado” (La Fangetxà, en Valenciano). Centenares de aves revolotean alrededor de los tractores mientras faenan revolviendo el barro y preparan el campo para la siembra del arroz. Todo un espectáculo y una gran oportunidad para los amantes de la fotografía de aves en acción. Para los paisajistas como yo, será el momento de partir en busca de otras localizaciones.

El árbol narcisista

20150107-172536-Master-BW
Canon EOS 5D MkII, EF 100-400L @105 mm, f/11, 8 s, ISO 100

Mito de Narciso (Versión Romana)
“Narciso, un día sintió sed y se acercó a beber a un arroyo. Al verlo, se fascinó por la belleza de su propio reflejo, sin atreverse a beber por miedo a dañarlo e incapaz de dejar de mirarlo. Finalmente murió contemplando su reflejo y la flor que lleva su nombre creció en el lugar de su muerte.” – Wikipedia